Los nuevo iPhone 6s y 6s Plus son resistentes al agua


Los iPhone 6S y iPhone 6s Plus son resistentes al agua. Al parecer los dos terminales han sido fabricados con cierta combinación de técnicas que hace que los teléfonos sean mucho más resistentes al daño causado por líquidos que sus antecesores, según recogen los chicos de iFixit. Para ello, Apple ha reforzado todo el borde con una nueva junta de protección, al tiempo que ha recubierto cada conector de cable de la placa base con un material impermeable. Este último movimiento es menos común de ver en los teléfonos resistentes al agua, que por lo general suelen centrar su protección en los puertos externos en lugar de la electrónica interna.

Conociendo a Apple y lo mucho que le gusta presumir de una avance, resulta chocante que los de Cupertino no hayan dicho nada acerca de esta cualidad, en especial cuando grandes contrincantes como Sony o Samsung sí que hacen gala de este superpoder. Y es que, a pesar de estas modificaciones internas, que sin duda salvarán a tu iPhone de algún que otro contratiempo indeseable, el teléfono no se puede considerar 100% resistente al agua, no cuenta con certificación IP, algo que Apple prefiere que sigas manteniendo en la cabeza antes de que pienses en lanzarte a la piscina con él.

Su explicación responde a una simple cuestión de psicología del consumidor y prevención: si nos dicen que el iPhone ofrece ahora una mayor resistencia al agua, tendremos mucho menos cuidado con él, por no hablar de aquellos que se dedicarán a someterlo a excesivas pruebas de inmersión acuática para las que no está preparado, algo que de hecho ya está pasando, desde que se descubrió esta cualidad secreta, y que en el próximo artículo mostraremos en vídeo.



COMENTARIOS